Conoce los hongos alucinógenos en Chile

hongos alucinógenos chile

Dentro del Reino Fungi, donde se agrupan los distintos tipos de hongos, existen distintas categorías. Una de ellas es la familia de los que cuentan con propiedades alucinógenas, cuyo uso tiene una larga historia vinculada a culturas antiguas. En este artículo, te proponemos conocer cuáles son los hongos alucinógenos en Chile, ya que hay distintas especies que crecen naturalmente en varios puntos del país.

Los hongos alucinógenos, también llamados psilocibios, contienen sustancias psicoactivas y fueron una de las primeras drogas utilizadas por la humanidad. Existen registros arqueológicos de su consumo en la India en una fecha tan lejana como el 1600 a.C. También hay menciones a ellos en la cultura de la antigua Grecia y su uso era extendido en América antes de la llegada de los españoles.

Algunas de esas mismas especies que los pueblos originarios de México y Centroamérica denominaban como “hongos mágicos” son las que crecen actualmente en Chile. Las vemos a continuación.

Los distintos tipos de hongos alucinógenos en Chile

En todo el mundo existen varios géneros y hay más de 200 especies dentro del Reino Fungi que son capaces de alterar la percepción de la mente humana. Sin embargo, en Chile solo crecen algunas de ellas. Las más comunes son las siguientes:

1) Psilocybe Cubensis o cucumelo

Existen al menos 20 subtipos diferentes de cucumelo que se pueden encontrar en Chile. Si bien no tienen componentes tóxicos, como otros hongos alucinógenos, su consumo puede provocar desde un cuadro de taquicardia hasta un infarto de miocardio, sobre todo si se ingiere en grandes cantidades. El efecto dura entre 1 y 8 horas y supone la experimentación de alucinaciones, cambios en la percepción, pérdida de la relación espacio-tiempo y alteración en los estímulos sensoriales.

2) Amanita Muscaria

Es común encontrarlo en Valdivia y en los alrededores de estos árboles: pinos o abedules. Se destaca de otros hongos chilenos por su forma de sombrero. Además, su color rojo y sus lunares blancos son icónicos y forman parte de distintas expresiones de cultura popular. Ha sido consumido por distintas civilizaciones desde tiempos inmemoriales, ya que hay registros del Amanita Muscaria en puntos tan diversos del mundo como Siberia, la India y México. Su uso era frecuente en rituales espirituales.

3) Amanita Phalloides

Para el tercer y último lugar dejamos a una de las especies de hongos más peligrosas del mundo. Si bien el consumo de Amanita Phalloides genera trastornos en la conciencia, su principal característica es la letalidad. Crece en los bosques del sur de Chile y su consumo conlleva un 90 % de probabilidades de morir. También puede dejar a una persona en un coma profundo. Por más que se ingiera una porción muy pequeña, luego de un lapso de entre 8 y 12 horas, provoca síntomas como calambres, vértigo, vómitos, diarrea y convulsiones.

¿Qué dicen las leyes chilenas sobre los hongos alucinógenos?

El Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) define a los hongos alucinógenos como aquellos “cuyos principios activos tienen la posibilidad de distorsionar la percepción”. A su vez, la Ley 20.000 especifica que tanto su cultivo como su consumo son ilegales.

Según esta norma, el tráfico de este tipo de sustancia conlleva penas que van desde los 500 días a los 15 años, lo que depende de distintos factores, como el volumen cultivado o vendido. A su vez, el consumo no está considerado como un delito, pero sí como una falta. De esta manera, no está penado con la cárcel, aunque sí con multas, asistencia obligatoria a programas de prevención y trabajos comunitarios.

Aquí termina nuestro recorrido por los hongos alucinógenos en Chile. Si te cruzas con alguno de ellos en la naturaleza, entonces ten cuidado, ya que su consumo puede ser sumamente perjudicial para tu salud.

*Recordamos que en Bazar Fungi no ofrecemos hongos psicodélicos/alucinógenos, sino que hongos adaptógenos, legales y sin psilocibina. Son considerados suplementos alimenticios, no drogas.